Impresionismo

By | 20/05/2021

El impresionismo es un movimiento pictórico, nacido en Francia, que se manifestó sobre todo de 1874 a 1886 y que marcó la ruptura del arte moderno con el academicismo. Aunque el término impresionismo aplica en diferentes artes como la música y la literatura, su vertiente más conocida, y aquel que fue el precursor, es el de la pintura. El impresionismo destaca su tendencia a recoger las impresiones fugaces, la movilidad de los fenómenos más que el aspecto estable y conceptual de las cosas. Es decir, si sus antecesores pintaban formas con identidad, los impresionistas pintarán el momento de luz, más allá de las formas que están debajo. El movimiento impresionista fue bautizado por la crítica como impresionismo con ironía y escepticismo respecto al cuadro de Monet Impresión: sol naciente. Siendo diametralmente opuesto a la pintura metafísica, su importancia es clave en el desarrollo del arte posterior, especialmente del postimpresionismo y las vanguardias.

impresionismo
Desde su creación, bajo el reinado de Luis XIV en Francia, la Academia real de pintura y de escultura privilegiaba la enseñanza del dibujo, ya que éste se podía definir en un cuerpo de doctrina bien estructurado, para el que la copia de los modelos de la escultura antigua constituía la referencia al ideal de belleza. El color, considerado desde Aristóteles como un accidente de la luz, se prestaba mucho menos bien a una pedagogía estructurada. Tampoco era, a la sazón, enseñada en el seno de la Academia, sino en talleres particulares.

Son los descubrimientos de la ciencia los que, progresivamente, van aportando un conocimiento mejor de la constitución de la luz blanca. La descomposición de la luz por el prisma de Newton (1642-1727) abrirá la puerta a la teorización de las relaciones de colores. Se crea así un marco conceptual que otros investigadores profundizarán (Buffon, 1707-1788, sobre todo). Pero, en Francia, aunque, fue el químico Chevreul (1786-1889) quien, por sus trabajos en la Fábrica real de los Gobelins, logró demostrar y cuantificar las relaciones de los colores por su ley del contraste simultáneo, de 1839: « en el caso donde el ojo ve al mismo tiempo dos colores que se afectan, los ve en más diferente posible »y la consecuencia de esta ley:« Cuando uno de los dos colores es el complementario del otro, deben diferir más ». Se tocan aquí las propiedades organolépticas de los colores.

En 1881, el físico estadounidense Ogden Rood publica en francés la obra Teoría científica de los colores, sus aplicaciones en el arte y en la industria, aparecida en inglés dos años antes. Esta nueva visión tendrá un impacto importante sobre los científicos y también sobre los artistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.